PortalÍndiceRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Información Vial. Peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas.

Ir abajo 
AutorMensaje
morro22
Recién Llegado
Recién Llegado
avatar

Mensajes : 38
Puntos : 10
Edad : 27
País : Argentina
Localización : La Plata

MensajeTema: Información Vial. Peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas.   Lun 11 Jul 2011, 12:51

Les dejo algo de información interesante, por lo menos para mi risita

En los accidentes que involucran a peatones, el 65% es por responsabilidad de los mismos. Aquí tenés algunos consejos:

Siendo peatón

No transites sobre calles o rutas.
Cruzá por la senda peatonal y, si no la hay, por las esquinas. Este es el lugar donde los automovilistas esperan que crucen los peatones.
No realices cruces temerarios, asegurate de que la situación es absolutamente segura antes de cruzar una calle o ruta.
No cruces por delante de camiones o colectivos, perderás campo visual y no podrás ser visto por los conductores.
Usá ropas claras de manera que los vehículos te vean con facilidad, principalmente de noche o cuando existe baja visibilidad.
Nunca te confíes de la prioridad de, en nuestro país es algo que muchos conductores desconocen o directamente no respetan.
No cruces a mitad de cuadra, con esta actitud sorprenderás al automovilista que espera el cruce de peatones por las esquinas.
Evitá cruzar por delante de vehículos estacionados o detenidos; tené en cuenta que tu visual se verá seriamente restringida.
En los cruces peatonales evaluá cuánto tiempo hace que está el semáforo en verde. Es muy riesgoso quedar en la mitad de la calzada ante el cambio de señal.
No suelte nunca a sus hijos en el momento de cruzar la calzada.
Cruzar rutas de doble sentido de circulación es uno de los pasos más difíciles. Asegurate varias veces de que no circula ningún vehículo en ambos sentidos.
Tratá de transitar lo más cerca posible de la línea edilicia, nunca por el borde del cordón, en lo posible en sentido contrario al tránsito.
De noche y en lugares oscuros hacete ver, llevá elementos reflectantes sobre la ropa o una luz destellante que facilite tu visualización.
Tené especial atención en los días de lluvia. Los conductores cuentan con una pobre visibilidad producto del empañamiento de los vidrios.
Está bien atento a las entradas y salidas de automóviles de garages.
No cruces un paso a nivel cuando las barreras ya se encuentran bajas.
No utilices el teléfono celular mientras te desplazás; ni siquiera para enviar mensajes de texto.

Para los automovilistas.
Tratá de leer las intenciones de los peatones antes de que éstos crucen la calzada.
Mantené cubierto el pedal de freno y disminuí la velocidad en lugares donde veas que se concentran grupos de personas.
Los niños son los más vulnerables al tránsito. Por su altura y percepción sensorial son los más expuestos a los accidentes. Usá la visión periférica para descubrir niños con intenciones de cruzar en forma abrupta la calzada.
Una pelota o chicos jugando son un indicador de que posteriormente vaya a existir una situación de riesgo. Disminuí la velocidad y está expectante cubriendo el pedal de freno.
Sabé que el peatón debe cruzar por los lugares habilitados para ello. Si vos detenés tu marcha a mitad de cuadra para cederle el paso es posible que lo entregue al accidente con otro vehículo que circule por detrás
Está expectante ante la posibilidad de que un peatón cruce por delante de un colectivo detenido en la parada. Prestá mucha atención a estos sobrepasos, hácelos a velocidad reducida.
Sabé que la prioridad de paso en las esquinas o en los lugares habilitados para ello por sendas peatonales, la tiene el peatón.

Si sos ciclista:

Usá siempre el casco: éste disminuye la posibilidad de lesiones en la cabeza en un 85%. Tené en cuenta al comprar el casco que sea homologado y utilizalo siempre abrochado. Ello garantiza -en caso de accidente- la protección de tu cabeza adecuadamente.
Elegí una vía que tenga escaso tránsito: evitá circular por avenidas.
Respetá las normas de tránsito: recordá que la ley considera a la bicicleta como un vehículo, por ende debe conducirse como tal.
Mantené una distancia mínima de 1,5 metros de los autos estacionados: ello evita el accidente por apertura imprevista de puertas.
Desestimá el manejo nocturno: éste aumenta considerablemente la posibilidad de accidentes. En tal caso la bicicleta debe contar -básicamente- con elementos retroreflectivos tales como "ojos de gato" en pedales y ruedas para ser vistos desde todas las direcciones. Si bien estos dispositivos son los únicos exigidos por la ley de tránsito, se recomienda agregarle luces traseras intermitentes, ya que en calles oscuras, éstas nos hacen visibles desde una distancia mayor a los 1.500 metros.
Transitá en el sentido del tránsito, en "fila india" y en línea recta: de esta manera uno es predecible y no desorienta a los demás conductores.
Usá señales manuales: para informarle a los otros lo que piensa hacer.
No utilices auriculares: se pierde sensibilidad auditiva del tránsito.
No utilices el teléfono celular ni para conversar ni para enviar mensajes de texto.
No transportes a otro adulto en la misma bicicleta: genera inestabilidad.
Está atento a potenciales peligros: ello te permitirá tener el tiempo necesario para evitar el accidente.
Realizá un correcto mantenimiento de tu bicicleta: te proporcionará que responda de manera adecuada ante las maniobras solicitadas.
No circules en contramano.
Respetá los semáforos y señales de tránsito.
Para cruzar bocacalles, disminuí la velocidad y observá en ambos sentidos de circulación.

Automóviles que giran a la derecha:
Es frecuente que cuando se transita con una bicicleta por la derecha de la calle al momento de llegar a la esquina, algún vehículo con intenciones de ser más rápido, se adelante por la izquierda para luego cerrarse sobre la derecha y doblar al mismo lado.
Nunca trates de enseñar detrás del volante de una bicicleta. Cedele el paso ya que vos lo ves, aunque pierdas tiempo o lo que hace el conductor del auto no sea lo correcto.

Donde existan ciclovías, utilizalas.
Usá ropa de colores claros y, de ser posible, que cuente con elementos reflectivos.
En caso de trasladar niños, estos deberán ir ubicados en un portaequipaje o asiento especial cuyos pesos no pongan en riesgo la maniobrabilidad y estabilidad del vehículo
Utilizar calzado que se afirme con seguridad a los pedales.

Tu bicicleta debe tener:
- Un sistema de rodamiento, dirección y freno permanente y eficaz.
- Espejos retrovisores en ambos lados.
- Timbre, bocina o similar.
- Guardabarros sobre ambas ruedas.
- Luces y señalización reflectiva.

El riesgo de perder la vida circulando en motocicleta es 20 veces mayor que manejando un auto. Pero... ¿Qué recaudos podés tomar para cuidar tu vida?
Está atento a la maniobra de los otros conductores, anticipá tu reacción de frenado antes de que la acción de riesgo se concrete y tené en cuenta las limitaciones de tu vehículo para una frenada brusca.
La motocicleta o ciclomotor, por sus dimensiones, ingresa con mucha facilidad en los ángulos ciegos de los otros vehículos (colectivos, camiones, camionetas, etc.).
No excedas los límites de velocidad. Tené en cuenta que el motor de una moto supera ampliamente lo que ésta puede aportar en estabilidad y seguridad en el impacto.
Respetá las normas de tránsito como un vehículo más.
Evitá circular de noche o en días de baja visibilidad. Nuestra experiencia nos indica que la luz trasera de una moto no es del todo bien percibida por los otros conductores. Si necesariamente debés hacerlo, utilizá vestimenta de colores claros y llevá algún elemento reflectivo sobre la misma (bandolera, chaleco, etc.).
No conduzcas cuando las condiciones climáticas sean desfavorables ya que la visibilidad y la adherencia se verán disminuidas.
No circules a la par de otra moto, un pequeño roce podría terminar en una tragedia.
Cuando conduzcas, no permitas que un ciclista se te “enganche” porque existen importantes diferencias entre ambos vehículos. Principalmente, la capacidad de frenado de ambos vehículos es totalmente diferente, por lo que ante una situación de riesgo, la bicicleta necesitará más metros para detenerse respecto a tu vehículo.
Evitá ir “chupado” detrás de un camión u otro vehículo.
En autopistas, no transites “encajonado” entre otros vehículos. Tratá de mantener las vías de escape libres para utilizarlas en caso de necesitar maniobras de esquive.
No utilices el teléfono celular al conducir.
Mantené en buen estado tu moto: luces, cubiertas, espejos, frenos, deben estar en perfectas condiciones..
No traslades más de una persona como pasajero, que además debe llevar casco. Evitá transportar paquetes u objetos que dificulten el equilibrio del vehículo.
No lleves niños en tu motocicleta o ciclomotor.
Si la moto no tiene parabrisas, usar anteojos.
No tomes alcohol si vas a conducir. El límite es conducir con una alcoholemia hasta 0.2 gramos por litro de sangre.
No realices demostraciones de destreza y/o acrobacias.
Usá siempre un casco reglamentario para motos y ciclomotores.

El casco.
El uso del casco es una costumbre que debemos adoptar siempre a la hora de subirnos a una moto o un ciclomotor, ya que la mayor parte de las lesiones que recibe un motociclista en un accidente de tránsito tienen lugar en la cabeza. Usar casco disminuye un 70% las probabilidades de morir en el accidente.
Es muy común pensar que si vamos a un lugar cerca de nuestro domicilio el uso del casco es innecesario. Pero este pensamiento es erróneo, pues la mayoría de los accidentes con motos ocurren en las ciudades (estos estarían dentro del 85% de los casos).
Imaginar que en un traslado corto y a velocidad reglamentaria (no usando casco), un accidente no implica lesiones graves es totalmente incierto ya que tener una colisión a 45 Km/h equivale a una caída de un cuarto piso de un edificio.
El casco, en accidentes urbanos a esas velocidades o menores, cumple con la misión de absorber parte de la energía del impacto.

Si sos automovilista:

Las luces bajas durante el día
Las luces bajas encendidas durante el día, principalmente en rutas y caminos, hacen que los vehículos, que circulan a velocidades importantes, sean percibidos a mayor distancia, en especial los días nublados o de lluvia, lo que permite decidir con mayor anticipación las maniobras más aconsejables.
Permiten, además, evidenciar cuál es el sentido en el que circula un vehículo que transita por una ruta convencional de un solo carril por sentido de circulación, evitando confusiones a los conductores a la hora de realizar un sobrepaso, giro u otra maniobra de riesgo.
Esta medida, sobre la que se ha legislado en gran parte del mundo, vino a resolver uno de los problemas que más afectaba la seguridad en las rutas y que tenía que ver con el color de los rodados, al acreditarse que el ojo humano no percibe de igual manera los colores, sobre todo durante la noche o en el crepúsculo. Así, el negro, rojo o morado aparecían como los colores más difíciles de percibir, situación que pasa a ser inocuo con el solo hecho de llevar las luces bajas encendidas, lo que indudablemente contribuye enormemente a percibir todos los rodados al mismo tiempo y poder decidir las maniobras a realizar.
Muchos automovilistas creen cumplir con la reglamentación encendiendo las luces de posición, pero se demostró que dichas luces, de menor intensidad, prácticamente no son perceptibles en el tránsito diurno.


Uso del cinturón de seguridad
Las estadísticas indican que el uso del cinturón evita un 60 % las muertes en accidentes en zonas urbanas y un 40 % en las rutas.
Su uso es obligatorio en todas las plazas del automóvil y su finalidad es mantener a todos los ocupantes del vehículo en el lugar más seguro -el habitáculo- evitando que salgan despedidos o impacten contra las estructuras rígidas del rodado.
A pesar de los prejuicios, las mujeres embarazadas deben llevar colocado siempre el cinturón de seguridad durante cualquier desplazamiento. Para ello, la banda vertical debe ubicarse entre los senos y la banda abdominal debe estar ajustada lo más posible a la región pélvica, para evitar toda presión sobre el abdomen.


Uso del celular
En los últimos años se ha incorporado a la lista de factores de riesgo de los accidentes de circulación, el uso del celular mientras se conduce. La enorme popularización de la telefonía celular y la consecuente necesidad de comunicación sin dilaciones y sin importar el lugar, hace que cada día más frecuentemente observemos conductores enfrascados en conversaciones mientras conduce su vehículo a motor.
Distintas investigaciones realizadas en países desarrollados han determinado que el uso del celular ha generado un importante aumento de accidentes.
Inicialmente, se entendió que el marcar un número telefónico o atender un llamado eran la causa principal de la desatención en la conducción, lo que motivó que se aprobara una excepción a la prohibición de conducir y hablar por teléfono, que es el sistema de manos libres. A poco de andar, pudo comprobarse que además de esas situaciones que generaban los riesgos (marcar o atender), el verdadero problema era LA CONVERSACIÓN MANTENIDA DURANTE LA CONDUCCIÓN, verdadero factor de distracción y disminución de la concentración indispensable que requiere manejar un vehículo por la vía pública.
Debemos ser conscientes que una llamada telefónica que dura sólo un minuto, si se está circulando a la máxima velocidad permitida en una autopista (130 Km/h), significa que el conductor recorrió más de 2166 metros (2,16 kilómetros) sin prestar la debida atención al manejo.
En definitiva, lo concreto es que durante la conducción no hay que efectuar ni recibir llamadas, pues nada es tan urgente como para poner en riesgo nuestra vida y la de los demás. Ante una comunicación, lo aconsejable es detenerse en lugar seguro y recién allí contestar o devolver la llamada.


Respeto de las señales de tránsito
Las señales de tránsito constituyen un lenguaje que pretende no sólo informar al usuario de la vía pública de las distintas situaciones que se le presentan en su desplazamiento, sino que también son un a manera directa de advertir los posibles conflictos, riesgos o situaciones importantes que debe conocer quien manera un vehículo. En la investigación profunda de los accidentes originados tanto en el tránsito urbano como en las rutas y autopistas, se puede corroborar que en una cantidad considerable, por lo menos uno de los conductores involucrados ha violado alguna normativa o señalización del tránsito.


Los niños atrás
En el automóvil, el regazo de la madre no es el mejor lugar para transportar a bebés o niños menores. La experiencia accidentológica indica que la mayoría de las lesiones ocurridas en accidentes de tránsito con niños podrían evitarse si fueran sentados en los asientos traseros, utilizando el cinturón de seguridad y colocados en el asiento infantil apropiados para su estatura y peso.
• Cuando un niño tiene menos de un año de edad o pesa menos de 10 kilos debe utilizarse un asiento especial porta-bebés, colocándolo en sentido contrario al de marcha. Ello se debe a que en un impacto frontal el débil cuello del niño no soportaría la fuerza con que la cabeza se desplaza hacia adelante.
• Cuando los niños pesan entre 10 y 25 kilos (1 a 4 años), se debe colocar la butaca porta-niños de forma tal que el menor vaya mirando hacia adelante.
• Luego de los 5 años se utilizarán almohadones de altura hasta que el niño desarrolle una contextura física que le permita quedar correctamente sujeto con el cinturón de seguridad sin la utilización de estos aditamentos.
• Recordamos que los niños menores de 10 años, por reglamentación de la Ley de Tránsito, deben viajar en el asiento trasero.
Consejos:
• Antes de iniciar un viaje verifique que el cinturón toráxico no pase muy próximo al cuello del niño y que la banda inferior pase por la pelvis y no por el vientre.
• En el caso que se utilice la silla porta-bebés, se debe corroborar que la misma esté bien sujeta a los cinturones de seguridad del vehículo y que el niño esté correctamente ajustado por los cinturones del tipo arnés que posee la silla.


Respeto por la Velocidad
La velocidad junto con el consumo de alcohol son las dos causas más frecuentes de la siniestralidad vial. Desde el punto de vista del derecho penal existen dos tipos de velocidades que resultan riesgosas y generan accidentes:
• Velocidad excesiva, cuando se superan los máximos legales para el tipo de rodado y de vía por la que se circula;

• Velocidad inadecuada, que es aquella que sin superar la máxima autorizada resulta desproporcionada según las circunstancias que se le presentan al conductor (por ejemplo, desplazamiento con lluvia, neblina, humo).
También debemos decir que el no respeto a las velocidades mínimas también constituyen situaciones generadoras de muchísimos accidentes , por lo que son susceptibles de ser sancionadas.

Cuanto mayor es la velocidad, menor es nuestro campo de visión (el fenómeno se denomina visión de túnel) y, en caso de accidente, la probabilidad de sufrir lesiones graves o mortales se multiplica. Un choque a 100 Km/h contra un objeto fijo equivaldría a una caída vertical del vehículo desde una altura aproximada de 40 metros.
Debe recordarse que la velocidad a la cual se debe circular es la que aparece expresamente señalizada, ya sea por la cartelería vertical como la demarcación horizontal sobre calzada.
Si bien cada jurisdicción (provincial o municipal) pueden establecer sus máximos legales (con la cartelería o señalización correspondiente), la Ley Nacional de Tránsito impone las siguientes velocidades:
Calles: 40 km/h
Avenidas: 60 km/h
Rutas (en zona rural)*: 110 km/h para autos y camionetas, 90 KM/H para ómnibus, y 80 km/h para camiones.
Autopistas: Varía de 110 a 130 km/h para autos y camionetas, 90 km/h para ómnibus, y 80 km/h para camiones, dependiendo en los distintos tramos de cada autopista.
*Salvo señalización específica en contrario.


Conducción urbana
Si bien las velocidades promedios en zonas urbanas son sustancialmente inferiores a las verificadas en las rutas y caminos, no se debe soslayar que un porcentaje importantísimo de los muertos y lesionados a causa de la accidentalidad vial se producen en los pueblos y ciudades de nuestro país. El tránsito urbano presenta las características más conflictivas para los conductores de vehículos, ya que por su conformación geográfica y densidad de población, un conductor se ve expuesto permanentemente a conflictos que pueden terminar en un accidente.
Consejos
• Utilizar el cinturón de seguridad en la ciudad. La mayoría de los conductores y acompañantes no lo utilizan por creer que sólo es necesario colocarlo cuando se conduce por rutas o autopistas.
• Manejar en forma defensiva, para prevenir accidentes. Esto implica utilizar todos los elementos del vehículo que aumenten la seguridad a bordo, estar siempre alerta de los errores de otros automovilistas y de la conducta de peatones y ciclistas, viendo cuál sería la maniobra evasiva a efectuar, en caso que el peligro se concrete, entre otros.
Planificar las salidas antes de iniciar el recorrido de manera de llegar a destino con la suficiente holgura de tiempo.


Distancia de separación adecuada
Mantener una distancia de seguimiento segura garantizará manejar en forma más confortable y, ante una detención inesperada del vehículo que nos precede, poder detenernos sin impactarlo y a su vez evitar ser colisionado por el que circulaba detrás.
Para poder interpretar la importancia de mantener una separación adecuada con el vehículo que nos precede, es importante tener presente que ante una situación imprevista que requiera la total detención del rodado conducido, existen dos variables importantes que deben conocerse:
1) El tiempo de reacción es el tiempo que transcurre entre que el conductor percibe una situación de peligro, hasta que toma la decisión de lo que va a hacer para superarla (frenar, maniobrar hacia su izquierda o derecha, hacer guiño de luces, etc.) Este espacio de tiempo termina cuando el conductor ejecuta la decisión (pone el pie en el pedal de freno o gira el volante, etc.). El tiempo de reacción normal se estima en alrededor de un segundo, aunque ese tiempo puede extenderse por estar conversando por teléfono celular, fatiga, alcohol, inexperiencia, etc.

2) La distancia de frenado que es el espacio que recorre un vehículo desde que comienza a actuar el sistema de frenos hasta que se detiene por completo. Aquí influye el tipo de calzada, el estado de los neumáticos y del sistema de frenado, las condiciones metereológicas y por supuesto la velocidad a la que se circulaba.
Uno de los problemas más difíciles de abordar, es qué método se enseña para que el conductor pueda por sí mismo determinar si está o no guardando una distancia de seguridad con el vehículo que lo precede. Muchos han sido los intentos por objetivar las pautas para lograr este objetivo, aunque el más aceptado ha sido el denominado Método de seguimiento de los 3 segundos (para rutas con calzadas secas y en buen estado, sino debe extenderse a 5 segundos o más) , el que sucintamente consiste:
Cuando el paragolpes trasero del vehículo de adelante pase un punto de referencia fijo (como una señal de tránsito, un puente, un vehículo estacionado, etc.), comience a contar "mil ciento uno, mil ciento dos, mil ciento tres" (ello demanda aproximadamente 3 segundos). Cuando termina de contar, el paragolpes delantero de su vehículo debería estar pasando por el punto de referencia elegido. Si pasa la marca antes de terminar de contar, entonces usted se encuentra circulando demasiado cerca del vehículo de adelante, lo que le imposibilitará detener su rodado ante la detención inesperada del vehículo que lo antecede.


Conducción adaptándose a las condiciones externas
Si conducir un automóvil resulta muy exigente para cualquier persona, hacerlo de noche o con condiciones meteorológicas desfavorables lo es aún más.
La limitación que más frecuentemente complica la conducción es la falta de visibilidad, ya sea originada por la ausencia de luz natural como por la producción de fenómenos climáticos tales como lluvia o neblina, o la existencia de otros elementos limitantes como son el humo o tierra en suspensión.
En estas especiales condiciones de circulación hay que tener presente que el principio fundamental es VER Y SER VISTO y ello implica no solo tener la mejores condiciones posibles de visibilidad, sino también de contar con iluminación suficiente para que nuestra presencia sea detectada con la mayor anticipación posible.
Una de los riesgos más concretos que asumen los conductores que de pronto se encuentran con estas condiciones limitantes, es que no modifican ni su forma de circulación ni su velocidad, sin darse cuenta que se ha reducido su campo de visión, su capacidad de maniobra y hasta las condiciones de adherencia o de comportamiento adecuado de su rodado.
Por ello es importante señalar algunos consejos prácticos:
Lluvia: la lluvia produce dos efectos negativos para la conducción de automotores: por una parte se reduce la adherencia de los neumáticos y su consecuente pérdida de capacidad de un frenado eficiente ante la presencia de agua sobre la calzada y en segundo lugar afecta la visibilidad, disminuyendo la capacidad de anticipar situaciones de riesgo. En estas situaciones se aconseja:
• Disminuir la velocidad de circulación dentro de los límites mínimo y máximos de velocidad.
• Mantener en todo momento las luces bajas encendidas.
• Aumentar las distancias de seguridad con los vehículos que nos anteceden, pues se necesita mayor espacio para detener nuestro rodado en caso de necesidad.
• Testear con frecuencia si los frenos responden, pues el agua puede haber afectado su eficacia.
• Para frenar calcular que debe realizarse con mayor antelación y hacerlo con suavidad, evitando brusquedades ante la posibilidad de bloqueo del sistema.
Niebla: Este factor climático no solo limita la visibilidad sino que incluso cuando es muy espesa, prácticamente la elimina. Al mojar también el pavimento se afecta la adherencia, resultando por ello aplicable también los conceptos descriptos al hablar de la lluvia. Además pueden agregarse los siguientes consejos:
• Abstenerse de utilizar las luces altas, pues proyectadas sobre las gotas de agua en suspensión pueden aumentar los riesgos de encandilamiento sin mejorar la visibilidad.
• Utilizar los faros antiniebla.
• Evitar los adelantamientos, pues generar alto riesgo para la circulación ante la imposibilidad cierta de determinar distancias o tiempos necesarios para concretarlos sin riesgos.
• No encender las balizas, salvo que el rodado deba detenerse por completo, en cuyo caso debe reforzarse la señalización con los triángulos reflectivos.
Viento: Este fenómeno puede influir en la circulación de diversas formas, siendo lo más peligroso el encontrarse con vientos laterales cruzados que pueden llegar incluso a producir la pérdida de dominio del rodado y la ulterior salida de calzada o vuelco. A efectos de poder enfrentar y atenuar esta situación se aconseja:
• Disminuir la velocidad dentro del mínimo y máximo previsto para cada tipo de vía.
• Sujetar con firmeza el volante y girar el mismo contra el viento corrigiendo los desvíos que produzca en la marcha.
• Limitar los adelantamientos, pues durante su desarrollo el rodado sobrepasado puede generar o liberar las ráfagas y con ello desestabilizar el vehículo.
• Cerrar las ventanillas pues pueden generarse remolinos dentro del rodado o ingresar elementos que puedan afectar la visión del conductor (tierra, piedritas sueltas, etc.).
• Estar atento a señalización específica que pueda advertir zonas con habituales ráfagas de viento.


La correcta postura de conducción
La conducción de un vehículo por la vía pública requiere una serie de comprobaciones previas y reglas mínimas que deben verificarse antes de iniciar el desplazamiento. Entre las más importantes destacamos:
• Desplazar el asiento hasta una distancia que le permita llegar con las piernas levemente flexionadas a los pedales. Esto le garantizará estar lo suficientemente lejos del volante para evitar chocar contra éste en el caso de una colisión frontal, siempre que se utilice el cinturón de seguridad.
• Acomodar el respaldo de manera que con la espalda apoyada junto a él, sus brazos puedan tomar el volante en la posición de las agujas del reloj cuando marcan las diez y diez, y sus codos queden levemente flexionados.
• El cabezal debe ubicarse teniendo presente que debe estar separado de la parte posterior del cráneo –fundamentalmente del conductor- a unos 4 cm. y que se ubique en la misma línea entre la parte superior del elemento de seguridad y de la cabeza del usuario.
• Evitar llevar la mano en la palanca de cambios innecesariamente, ya que resta rapidez en la maniobra.
• No lleves el pie permanentemente apoyado en el embrague. Ante una frenada repentina, pisará el embrague sin querer.
• Antes de iniciar la marcha se debe verificar que todos los espejos retrovisores estén limpios y en su correcta posición y que sin mayor esfuerzo podamos consultarlos y ver lo que pasa detrás del rodado.


Sobrepaso en rutas
El adelantamiento o sobrepaso en rutas, constituye una maniobra de muy alto riesgo, sobre todo en vías de doble sentido de circulación y con un solo carril por mano. Quién realiza dicha acción debe saber que es responsable –civil y penalmente- de todo lo que pase durante su ejecución, pues previo a ella debe asegurarse de contar con tiempo, distancia y velocidad suficiente.
Esta maniobra además requiere verificar que no exista señalización vertical o demarcación horizontal que expresamente la prohiba, además de lo cual el conductor deberá asegurarse que no exista otra situación que la vuelvan peligrosa (reparaciones en la ruta, presencia de peatones o zonas con cambios de razantes que limitan la visibilidad).-
Muchos conductores inician la maniobra luego de acercarse considerablemente al vehículo de adelante. En tal situación, cuando un vehículo comienza esta maniobra partirá de la misma velocidad del vehículo que lo precede, saldrá de un ángulo ciego y por el escaso ángulo de visión que se tiene hacia adelante (en el caso de intentar sobrepasar a un vehículo de gran porte) no le permitirá descubrir los peligros potenciales que le tocará afrontar.
¿Cómo hacer un sobrepaso seguro?
• Valorar que existe un lugar adecuado, que se tiene distancia, tiempo y velocidad suficiente y que ningún otro conductor de un rodado que circula detrás no haya iniciado ya su maniobra de sobrepasarnos.
• Una vez constatadas las circunstancias anteriores, colocar la luz de giro izquierda y mantenerla hasta el momento que terminamos el sobrepaso e iniciamos el regreso al carril desde donde se partió.
• Regresar lo más pronto posible a efectos de no entorpecer el tránsito, sobre todo en las vías de un solo carril por sentido de circulación.

Fuente: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Volver arriba Ir abajo
Fierreros
Administrador
Administrador
avatar

Mensajes : 8470
Puntos : 86
Edad : 39
País : Argentina
Localización : Bs. As.

MensajeTema: Re: Información Vial. Peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas.   Lun 11 Jul 2011, 16:28

Excelente Post!!! Bravooooo

Lo pongo como Post-It porque es MUY útil. También un punto positivo! Aplaudir








[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] / [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
http://www.fierrerosteam.com
Chelo
Moderador
Moderador
avatar

Mensajes : 7250
Puntos : 65
Edad : 39
País : Argentina
Localización : Cañitas

MensajeTema: Re: Información Vial. Peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas.   Lun 11 Jul 2011, 17:46

excelente post! muchas gracias por compartirlo con nosotros =)








[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Volver arriba Ir abajo
FKM
Fierrero
Fierrero
avatar

Mensajes : 1102
Puntos : 23
Edad : 107
País : Argentina
Localización : con GPS

MensajeTema: Re: Información Vial. Peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas.   Lun 11 Jul 2011, 19:35

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


buen post


Bravooooo
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Información Vial. Peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas.   

Volver arriba Ir abajo
 
Información Vial. Peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas.
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Interesante información poco conocida del Salmón Salar
» Puente de Los Santos: ciclistas por la autovia, ¿que os parece?
» Los ciclistas no respetan nada
» Trampas para ciclistas
» Ordenanza sobre la circulación de bicicletas en Sevilla

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Fierreros :: General :: Fierreros Café-
Cambiar a: